Emily Dickinson – El viento comenzó a mecer la hierba.

[vc_row][vc_column width=»1/2″][vc_single_image image=»2984″ img_size=»medium»][vc_column_text]

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]

Emily Dickinson, El viento comenzó a mecer la hierba.
N∅rdicalibros, Madrid, 2012, 112 Pp.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

     Hoy os traigo una de las obras más bellas que he tenido nunca en mis manos. Juntar a una de las mejores poetísas y a uno de los mejores ilustradores españoles da lugar a una auténtica joya editada. Cuando vi este libro estaba oculto en un estante de una famosa libreria. Junto a el habían enormes tomos en tapa dura escritos por poetas famosos, pero no me llamó la atención ninguno de ellos. Mi forma de buscar libros es peculiar, siempre apunto al menos destacable pues por propia experiencia me he llevado muy buenas sorpresas.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

     La obra editada por N∅rdicalibros es una auténtica joya de las ediciones. Sus poemas son bellísimos y sus acuarelas son magnificas. Desde luego, Kike de la Rubia ha hecho un gran trabajo como ilustrador, ha dado vida a los poemas de Emily Dickinson.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

     En mi caso tengo que confesar que me encanta la poesía, soy un gran lector de poemas y siempre ando buscando obras completas de mis autores favoritos. Con este libro, Emily Dickinson se ha ganado un lugar de honor entre mis libros.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

     Sus poemas están cargados de un halo misterioso y visionario. En la mayoría de sus poemas suele aparecer los términos «encantado, hechizado» y «sagrado» que a menudo son el mismo concepto.
     En el poema 670 Emily Dickinson reconoce que el sobrecogerse por el espíritu de uno mismo puede ser la peor experiencia que uno pueda experimentar.  La naturaleza en su obra aparece domesticada, un aspecto común que podemos encontrar en la poesía de John Milton, Vaughan o Blake, quienes concebían a la naturaleza como una entidad con orgen humano. En la obra de Dickinson, la salvación de la naturaleza únicamente llega por lo sagrado.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

     ¿A quién recomendaría este libro? A cualquiera, ya sea lector de poemas o no. Es un goce para los sentidos. La poesía es una maravilla y la edición es una joya. ¿Quieres disfrutar de poesía? Lee a Emily Dickinson.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_video link=»https://www.youtube.com/watch?v=tv2k_xzaJpI»][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!