Frases espúreas.

   El uso de frases espúreas no es un fenómeno nuevo que haya venido de la mano de las redes sociales, sino que es un fenómeno que se ha ido prolongando con el paso del tiempo. Estas citas que repetimos hasta la saciedad no han sido producto de la manipulación y la deshonestidad, en muchos casos se han producido por la desinformación, la ignorancia, o la pereza a la hora de contrastar la cita de turno. Ahora, también es cierto que en ocasiones, hemos visto cómo los demagogos, los hipócritas y los impostores, usan el prestigio de una persona para poner en boca una frase que jamás dijo, pero que con ello legitima una pueril idea peregrina.

   Si tuviese que poner en un trono al rey de las atribuciones falsas, ese sería sin duda el afamado Albert Einstein. Ateos y creyentes, científicos y paracientíficos, han usado la reputación de este autor para aprobar citas e ideas desprovistas de toda argumentación, pero que requiere, como un parásito que necesita de otro cuerpo para vivir, una reputación sobre la que sostenerse.

   El primer ejemplo lo encontramos en la Grecia Clásica. Sócrates y Platón son dos grandes referentes del pensamiento helénico. Una cita suya ya de por sí tiene peso suficiente como para tener en cuenta pese a que no se analice con profundidad ni el fondo ni el contexto. Es por eso que podemos ver citas atribuidas a Sócrates, como por ejemplo: «γνῶθι σεαυτόν» Conócete a ti mismo. Esta frase, además de estar incompleta, nunca fue dicha por Sócrates sino que aparece a la entrada del Oráculo de Delfos. Del mismo modo se le atribuyó a Platón frases como:  «Solo los muertos ven el final de la guerra.». Jamás dijo el filósofo griego tal frase, ni siquiera la dijo alguien de su tiempo, el autor es George Santayana, quien en su Soliloquies in Englan and Later Soliloquies escribió la cita.

"me sorprende cómo muchas frases pueriles son atribuidas a grandes autores cuando son más propias de juntaletras."

   Otra cita repetida por usuarios de las redes sociales, políticos e incluso docentes es «El fin justifica los medios». Todos atribuyen esta cita a Niccolò Machiavelli, supuestamente escrita en su obra El Príncipe. Es cierto, a medias. Esta cita aparece escrita en la obra del autor italiano, pero sólo en un tomo y fue escrita por el propietario de ese tomo, que era ni más ni menos que Napoleón Bonaparte. Lo más parecido que dijo Niccolò Machiavelli fue «Aquellos que triunfan nunca resultarán avergonzados por el modo en que hayan triunfado.»

Pobre Miguel de Cervantes. Si hoy levantase cabeza, no reconocería muchas de las citas que algunos le atribuyen. Por cuál comenzar… Empiezo por la que considero que es la más citada «Cambiar el mundo amigo Sancho, que no es locura ni utopía, sino justicia.» Quienes hemos leído y releído la obra del maestro de la lengua castellana, sabemos que esa cita no aparece en ningún momento de la obra, incluso la palabra Utopía no aparece mencionada en ningún momento. Tras haber leído mucho no puedo asegurar cuál es el origen de la cita, por el contrario si puedo señalar de dónde vendría la siguiente frase atribuida erróneamente a Cervantes. «Ladran, Sancho, señal de que cabalgamos». Algunos señalan que el origen de esta cita se atribuye a Wolfgang von Goethe, pues de forma literal aparece en su poema Kläffer (Ladran):

En busca de fortuna y de  placeres
Más siempre atrás nos  ladran,
Ladran con fuerza…
Quisieran los perros del potrero
Por siempre acompañarnos
Pero sus estridentes ladridos
Sólo son señal de que cabalgamos

   Como se puede ver la cita aparece de forma literal, pero aunque parezca claro que ese es su origen, en realidad no lo es. Tenemos que remontarnos a una época más antigua, en donde los proverbios se pasaban de forma oral. El origen es un proverbio árabe que dice así: «القافِلة تسير والكِلاب تنْبح» La traducción es La caravana avanza por eso los perros ladran. No puedo explicar cómo el proverbio ha llegado a atribuirse a la obra de Cervantes, pero si puedo asegurar que no es Cervantes el autor.

   Sobre este despropósito de las citas falsas somos todos responsables.  Cada uno tiene parte de culpa al compartir una frase sin antes pasarla por el filtro de la contrastación, o cuando vemos una frase que erróneamente se a atribuído a un autor sin señalarla como tal. En muchos casos me sorprende cómo muchas frases pueriles son atribuidas a grandes autores cuando son más propias de juntaletras. Podría parecer que este es un tema sin importancia, qué más dará que se atribuya una frase a un autor, nadie sale perjudicado con ello. Opino todo lo contrario. Cuando de forma tan sumisa, sin tan siquiera contrastar, compartimos todo en las redes, nos volvemos cómplices de la información falsa. Es deber de todos los usuarios de Internet crear y fomentar un espacio donde la información veraz quede por encima de la falaz.

Unos consejos:

1º ¿Has comprobado la fuente inicial?

   Hoy en día cualquier persona puede subir información a la red. Sin conocer a la persona, los datos y la fuente sobre la que ha desarrollado su artículo ¿Podemos estar seguro de que lo que dice es real? Si no estamos seguros, lo mejor es no compartir.

2º ¿Has contrastado la información con otros medios conocidos o académicos?

   El usuario dispone en la red de múltiples portales con reputación en donde la información que se publica es veraz. ¿Hemos contrastado la información que leemos con esos portales? Muchas veces podremos comprobar que al contrastar que es falsa la información que íbamos a compartir.

3º ¿Puede haber algún interés oculto en la información que se comparte?

   Por desgracia son muchos los que se aprovechan de la libertad de la red para tener intereses propios cuando comparten una información. ¿Estamos seguros de que no hay tergiversado o sacado de contexto la información que comparten? Podemos ser cómplices de sus intereses por no haber comprobado la fuente, no haberla contrastado y por no habernos informado antes quién se esconde detrás de ese perfil. ¿Has contrastado que lo que yo te estoy diciendo es real? Podría incurrir en error en alguna información y tu esfuerzo por contrastar puede servirme para que yo sepa mi error.

Hagamos entre todos una red limpia de información falsa. Todo esfuerzo cuenta.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.