Hay gente pa tó

Quién no ha escuchado o dicho alguna vez la frase «Hay gente pa tó». Uno podría pensar que esta es una frase más, víctima del tiempo y de la cultura popular, pero no. Detrás de esta oración hay una historia y tiene como protagonistas a dos personas: el torero Rafael Gallo y el filósofo José Ortega y Gasset.

Esta frase lapidaria nació en el seno de una fiesta que se celebró en un hotel de Madrid. En dicha fiesta se produjo el encuentro entre el torero y el filósofo. El matador sevillano preguntó a sus compañeros: «¿Quién es aquel gacho con pinta de estudiao?». A lo que le respondieron: «es un filósofo». «¿Filo qué, ezo que e?», preguntó el matador.

Uno de sus compañeros le explicó que la profesión consistía en analizar el pensamiento y los actos de las personas, escribiendo doctrinas que permitían comprender el porqué del pensamiento y el obrar del individuo en la sociedad y fuera de ella. El matador, perplejo, aguardó unos segundos y dijo: «Hay gente pa tó.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!