La RAE lo ha vuelto a hacer.

"La RAE no acepta o admite palabras, sino que las incluye, las incorpora o las registra..."

   Así es amigos lectores, la RAE lo ha vuelto a hacer, un año más ha hecho su trabajo. Como cada año, cada vez que la RAE actualiza nuestro diccionario incorporando nuevos términos, un sector de los hablantes se escandaliza, y lanza el grito al cielo, sorprendidos por el hecho de que la RAE haya “aceptado” ciertos términos que, para los más puritanos y los más correctos, es en detrimento de nuestra propia lengua.

   Como ya dijo en una ocasión Dario Villanueva, “el diccionario de la RAE no puede regirse por criterios de corrección política”. La RAE para confeccionar el diccionario no se rige por criterios normativos, es decir, no incorpora términos al diccionario para que se dé por hecho que si aparecen en él es porque su uso es correcto, todo lo contrario, incorpora términos nuevos, acepciones nuevas y formas nuevas que usan los hablantes, independientemente de si le parece correcto o no a la RAE.

   No faltará quien señale, y con justificación, si desconoce las motivaciones de la RAE, que el simple hecho de registrar términos señala que su uso es correcto, y no es así. Muchas veces confundimos el hecho de “incluir términos” por el de “aceptar términos”. La RAE no acepta o admite palabras, sino que las incluye, las incorpora o las registra, y el criterio que usa no es otro que el propio uso que hace una mayoría de hablantes. Si la RAE es consciente de que un término en concreto es usado por un número considerable de hablantes, con un significado concreto para ese término, su misión es incluir ese término en el DRAE con la acepción que usan los propios hablantes.

  No podemos olvidar que la función más importante de un diccionario para una persona es poder entender el significado de una palabra en un contexto concreto. Por eso, cuando el ciudadano usa términos como “pasada” queriendo decir “demasiado”, o “bocas”, para señalar a un bocazas, la RAE está en la obligación de registrarlas, ya que si alguien no conoce el significado de esa palabra en un contexto en concreto, y el DRAE no la incluye, esa persona podría no entender lo que se quiere decir.

   Otra cuestión que me llama poderosamente la atención es la acusación que se lanza desde ciertos sectores a la RAE afirmando que es una institución racista, machista o vulgar ya que añade términos que pueden herir la sensibilidad de un sector de la población. Es cierto que en el DRAE aparecen términos que generan rechazo, y acepciones que son repugnantes, como marica, que tiene entre sus acepciones la de “Dicho de un hombre: Apocopado, falto de coraje, pusilánime o medroso.” Cualquiera con sensibilidad ve que es una acepción ofensiva y homófoba, eso nadie lo discute, no obstante, en lo que no se acierta es en afirmar que la RAE, como institución, es machista, homófoba o racista por el hecho de incorporar esos términos y acepciones. Debemos ser conscientes de que la RAE actúa como un espejo, y lo que vemos en el DRAE es un reflejo de nosotros mismos, de la sociedad española. Si nosotros como hablantes usamos términos como “marica”, dándole un significado peyorativo, la RAE lo registrará, reflejando cómo somos como sociedad.

   No podemos por lo tanto criticar a la Real Academia de la Lengua Española, al contrario, tenemos que realizar autocrítica. Cambiar al DRAE es un trabajo de todos, si somos una sociedad que se expresa de forma vulgar y con términos que resultan ofensivos, se verá reflejado en nuestro diccionario. Por lo tanto hay que recurrir a una máxima de Tales de Mileto: “La cosa más difícil es conocernos a nosotros mismos; la más fácil es hablar mal de los demás”. En vez de hablar mal de la RAE, conozcámonos como sociedad para cambiar.

One thought on “La RAE lo ha vuelto a hacer.

  • Reply Alex Largacha 14 enero, 2018 at 19:39

    Muy bueno saberlo, sobretodo entenderlo y comprenderlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.