En la taberna de los borrachos I

La Taberna de los Borrachos.

   Bienvenidos amigos al Salvaje Oeste 2.0. Internet se ha convertido en una taberna ambientada en el salvaje oeste en donde el linchamiento, la bilis, la falacia y la mentira, el juego, la apuesta y la borrachera se han apoderado de nuestra taberna, la Taberna de los Borrachos.

   Todas las mañanas me tomo el café en el mismo sitio, en la única taberna que hay en mi pueblo. Es allí donde tienen el periódico, y es necesario estar informado sobre lo que ocurre en el mundo. Esta taberna es famosa por ser el lugar donde todos los habitantes del pueblo se reúnen para “hablar” sobre la actualidad. Al entrar no me sorprende en absoluto ver que recibo un botellazo en la cabeza tan sólo por decir Buenos días.

   Sin mediar palabra con nadie, me dirijo a la barra para pedirme el mismo café de todos los días mientras tomo uno de los ejemplares del periódico. El griterío, pese a ser la tónica de siempre, hoy era más intenso. Podía observar cómo se escupían bilis mientras se les escapaban esputos de saliva de entre la comisura de los labios. No llego a acertar sobre qué están discutiendo, pero las palabras son muy gruesas.

   — ¿Qué ocurre?- Le pregunto al camarero.

   — Lo de siempre, los políticos de barra de bar y los idealistas jugadores de cartas discuten sobre una noticia. Por lo visto unos padres no quieren que su hija musulmana vaya a clases de natación, ya que no le dejarían entrar con el burkini.– Me dice con indiferencia.  

   — Ya veo- Le digo con pesar…

   Ahora entiendo bien el porqué de aquellas palabras. Entre los ruidos, los gritos y las peleas llegué a escuchar un par que decían “Que se vaya a su país y allí les pagan los estudios y que les paguen las clases de natación, gimnasia etc… si vienen a Europa, tendrán que acatar las costumbres Europeas, como como vamos nosotros a un país musulmán que acatar las suyas…” u otro gritando mientras escupía al suelo “Que se vayan a su puto país y se bañen con un traje de plomo, me cago en su reputisima madre.” Así una tras otro se sucedían las arengas.

   En un momento dado vi cómo un joven trataba de entrar en la conversación intentando aportar su punto de vista, muy diferente al del resto… Lo último que vi fue las piernas del chaval mientras era lanzado a través de la puerta.

   El griterío no cesaba y las palabras se deslizaban gruesas pero sin contenido. Así, como cada mañana, después de haber leído la noticia mientras me tomo el café, abandono la taberna, no sin antes ser parado por un grupo que me increpa por pensar o tener otra opinión.

   Cada día es igual, a esta taberna sería el último lugar donde entablaría un debate.

 

   Como la vida misma.

   Internet se ha convertido en una taberna de borrachos. Las líneas que he escrito son reales. Pasó el verano pasado, y he querido recuperarlo, ya que lo tenía en un “cajón de sastre”. Es necesario ser conscientes, todos, sin excepción, que hoy en día la gente ha olvidado cómo expresarse.

   ¿De qué sirve debatir si la única intención es llevar al que tienes enfrente a tu postura? Es necesario reflexionar. ¿Por qué esa imperiosa necesidad de hablar con palabras ponzoñosas? Hemos perdido el sentido auténtico de la palabra “debate”. No hay más que mirar los programas de televisión en los que se debate sobre actualidad, pero claro, ¿qué esperamos? La televisión no está hecha para enseñar, sino para entretener, y para ello recurre los instintos más básicos y primarios del ser humano: morbo, polémica y pelea.

   Esta no es una crítica para echar en cara a nadie que haya actuado así alguna vez, todo lo contrario, es una invitación a reflexionar. ¿Estamos yendo por el buen camino? Un servidor piensa que no.

   Los comentarios que he usado para ilustrar son reales, en ningún momento el administrador de esta página ha dicho tales palabras, ni tampoco ha dado o dará información sobre estos comentarios o futuros comentarios que se vayan a usar. Atentamente Lector hablando a gritos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!