• XXXXVI Feria del Libro de Huesca

    [vc_row][vc_column width=»2/3″][vc_column_text]

       Huesca ya se prepara para albergar la nueva edición de la Feria del Libro. Se celebrará el próximo 26 de mayo hasta el 4 de junio, en la plaza López Allué. La nueva edición esta organizada por la Asociación Provincial de Librerías de Huesca. El Gobierno de Aragón colabora económicamente en el evento, como hace con las ferias de Teruel, Zaragoza y Monzón, cumpliendo con su compromiso de apoyar la cultura y el fomento de la lectura.

       Por primera vez la feria será temática y se dedicará a las mujeres que han destacado por su labor literaria en el mundo de las letras. Por ello, la encargada de inaugurar la feria el 26 de mayo será la escritora Luz Gabás. Durante la noche también estarán Irene Vallejo, Ana Victoria Cabrero, Laura Fernández, Sandra Aragüás o Luisa Miñana.

       El Instituto Aragonés de la Mujer colabora con el evento con dos actividades que se desarrollarán el 26 y 29 de mayo, a las 22:00, en la Plaza San Pedro:

    [/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/3″][vc_single_image source=»external_link» onclick=»img_link_large» custom_src=»http://www.radiohuesca.com/fotos/20170519111647-149868.jpg»][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

    • Las Veladas de Arte Violeta, el 26 de mayo, de la mano con Irene Vallejo, escritora, filóloga y especialista en la cultura clásica y de género.
    • Homenaje a Gloria Fuertes titulado Una noche con Gloria, con lecturas de sus poemas y proyecciones. El acto coincide con la conmemoración del centenario del nacimiento de una gran literata de España.

    [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

       Por otro lado, el Director general de Cultura y Patrimonio ha valorado de forma positiva la iniciativa, así como la temática de la feria. Considera que «[…] hay que ir redescubriendo a muchas más mujeres que se dedican a la literatura, que han sido silenciadas a lo largo de los tiempos. Siguen siendo necesarios los encuentros de mujeres escritoras, siguen siendo necesarias las antologías, porque es la única manera de reparar una deuda histórica».

       Este año el evento contará con la presencia de 86 autores aragoneses y nacionales, que presentarán sus últimas obras. Algunos de estos autores son Juan Pablo Villalobos, Premio Herralde de Anagrama; Álvaro Colomer; Agustín Sánches Vidal, Premio de Letras Aragonesas; Ángel Petisme, Premio Miguel Labordeta; Antón Castro; Enrique Sauté o Ramón Acín.

       Estarán presentes 18 casetas, que albergarán a 10 librerías y 8 editoriales. Además, este año se contará como país invitado a Francia, un evento en el que se han organizado diferentes actos en estrecha colaboración con el Instituto Francés de Huesca, los CEIP Pio XII y Pirineos-Pyrénées.

    [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

  • La criptografía.

    [vc_row][vc_column][vc_column_text]

       Una de las primeras descripciones que tenemos sobre el uso del lenguaje criptográfico se la debemos al gran historiador griego Herodoto. Nos describió la manera que tenían los griegos de enviarse mensajes cifrados entre ellos. El proceso era bien sencillo, consistía en escribir un mensaje en una tablilla de madera, posteriormente se recubría dicha tabla con cera y así el mensaje quedaba oculto. El propio Herodoto nos narra un curioso método utilizado en el cual se afeitaba la cabeza a un mensajero para escribir un mensaje en el cuero cabelludo, una vez que el pelo vuelve a crecer se envía el mensajero al destinatario sin que pueda ser molestado.

       En China se escribían mensajes sobre un trozo de seda, se aplastaba y quedaba cubierta por cera. En el siglo XV, Giovanni Porta, científico italiano, describe cómo se puede esconder un mensaje dentro de un huevo cocido. Al arte de ocultar mensajes se le denomina esteganografía, no obstante se corre el riesgo de que el mensaje pueda ser descubierto y leído con facilidad. Por ello se dio un paso más y se desarrollo un arte más sofisticado: la criptografía

    [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

       La palabra criptografía tiene su origen en la palabra griega Krypto Logos: el estudio de lo oculto. Esta ciencia se divide en dos grandes ramas: la criptografía y el criptoanálisis.

       La criptografía se encarga del estudio de los códigos cifrados. Es una disciplina antigua, que se remonta al origen mismo de la civilización. Se función consistía en proteger las informaciones militares y políticas. No obstante, en la actualidad su rango de actuación es más amplio.

       La criptografía fue usada por los espartanos. Es quizás el primer caso claro de criptografía. Se dio durante la guerra entre Esparta y Atenas. Plutarco describe la escitala así:

    La escitala era un palo o bastón en el cual se enrollaba en espiral una tira de cuero. Sobre esa tira se escribía el mensaje en columnas paralelas al eje del palo. La tira desenrollada mostraba un texto sin relación aparente con el texto inicial, pero que podía leerse volviendo a enrollar la tira sobre un palo del mismo diámetro que el primero. 

       Gracias a este sistema los dirigentes de Esparta pudieron transmitir sus órdenes de forma secreta a sus generales durante las campañas militares. Este método necesitaba que tanto el emisor como el receptor dispusiesen de una vara del mismo grosos y longitud para poder leer el mensaje.

    [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

    En la Antigua Roma se empleó un método conocido como Cifrario de Cesar, llamado así ya que Julio Cesar lo usaba. Es un criptograma muy sencillo. El tipo de algoritmo es de sustitución, su cifrado consiste en sustituir una letra del abecedario por aquella que está situada 3 lugares más allá. Por ello la A se convierte en D o la Z en C.

    A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z
    D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z A B C

    [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

    Uno de los métodos más usados fue el denominado método de Polybios. Este escritor griego inventó un sistema en el que colocó sobre una red de cuadrod 5×5 todas las letras del abecedario. El sistema consistía en hacer que cada letra del alfabeto le correspondiese un par de letras que indicaban la columna y la fila.

     

    De este modo, decir Buenos días sería: AEUAAEIOIUOO AOEOAAOO[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

       Con el paso del tiempo la criptografía fue evolucionando. En el siglo XIII, el monje francisco Roger Bacon, en su obra La epístola sobre las obras de artes secretas y la nulidad de la magia, describe siete métodos distintos para poder ocultar mensajes.

       En aquella época los criptógrafos eran conscientes de lo fácil que resulta descifrar un criptograma usando el método de frecuencia. El precursor de este método fue Al-Kindi, quien creó este sistema para resolver los enigmas criptográficos, describiéndolo de la siguiente manera:

    Una manera de resolver un mensaje cifrado, si sabemos en qué lengua está escrito, es encontrar un texto llano escrito en la misma lengua, suficientemente largo, y luego contar cuántas veces aparece cada letra. La letra que aparece con más frecuencia la llamamos «primera», a la siguiente la llamaremos «segunda», y así hasta que hayamos descubierto todas las letras que aparecen en nuestro texto. 

    Luego observamos el texto cifrado que queremos resolver y clasificamos sus símbolos de la misma manera. Encontramos el símbolo que aparece con mayor frecuencia y los sustituimos por la «primera» letra de nuestro texto, hacemos lo mismo con la «segunda» y así sucesivamente, hasta que hayamos descubierto todos los símbolos del criptograma que queremos resolver. 

       Por ello, para poder luchar contra el análisis estadístico se utilizaron dos trucos, los homófonos y las nulas. Los cifrados homofónicos consisten en trabajar con un alfabeto más elaborado. Para ello se añade algunas letras nuevas, correspondiendo estás con las letras de mas frecuencia.

       En este caso se aprecia que las vocales a, e, i, o se han cifrado por dos homófonos. De esta manera los homófonos que corresponden a la A son: G y V; los homófonos que corresponden a la E son: F y ♥.

       El otro tipo de cifrado denominado nulo consiste en añadir al mensaje de origen palabras que no tienen ningún significado y que no interfieren en su comprensión.

    [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

       Sobre Roger Bacon cabe mencionar que una de las hipotesis apunta que él sería el autor de famoso Manuscrito Voynich.

       Sobre este manuscrito poco se puede decir. El contenido es indescifrable, es uno de los mayores retos de la historia de la criptografía, y sobre su autor no hay nada confirmado. El alfabeto en el que está escrito no ha sido identificado, y el idioma es completamente incomprensible. Lo poco que se puede decir con seguridad es que, gracias a las pruebas realizadas con Carbono 14, el manuscrito habría sido escrito en el siglo XV.

       Si estáis interesados en echar un vistazo al manuscrito, lo tenéis en versión Online gracias a la Web de Biblioteca Pleyades

    [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

  • El Kalevala. La cultura como renacimiento de una identidad.

    En una remota región formada por aldeas pequeñas y grandes lagos se forjó la identidad de un país. A caballo entre Finlandia y Rusia se encuentra Viena Karelia. En esta región habitada por ancianos, cuyos hijos se fueron en busca del mundo moderno, se conservó una de las mayores epopeyas de la historia, El Kalevala.

       En esta alejada región aún se puede escuchar el canto épico de El Kalevala, La tierra nativa de los héroes. Esta obra se considera patrimonio cultural finlandés. Jussi Huovinen es el último gran trovador rúnico de Viena Karelia. Cuando era pequeño aprendió el ciclo de cantos escuchando a sus mayores, y gracias a ello memorizó gran parte del Kalevala. El día que Jussi fallezca será como si una gran biblioteca se volviese ceniza. La pérdida de lenguas es un problema actual. El antropólogo Wade Davis afirmó que a principios del siglo XX se hablaban más de 6000 lenguas, hoy en día tan sólo se habla 3000 lenguas. Una lengua no es sólo un vocabulario o un conjunto de reglas gramaticales, una lengua es un reflejo del verdadero espíritu humano, y cuando una lengua muere perdemos un elemento vital de los sueños humanos.

       El ciclo de cantos del Kalevala se aprende cuando se es un niño, escuchando a los ancianos de la aldea recitar. El Kalevala es una obra universal. La mayoría de los acontecimientos que se pueden experimentar en la vida del ser humano están reflejados la obra. El Kalevala es una narración paralela a la historia de los finlandeses que emigraron hacia el norte a finales de la última glaciación.

       Los orígenes de la lengua y la saga épica datan de un periodo nómada. Se remonta al tiempo de los chamanes, a los tiempos preagrícolas de Finlandia, se remonta a un tiempo en donde la gente no contaba con la palabra escrita, en que la gente se nutría de la poesía, de la tradición oral, donde la lengua era creada por los trovadores. Una de las teorías que explican la métrica del Kalevala afirma que el ciclo de cantos procede del ritmo de los cantos que acompañaban a los remeros en los lagos de Karelia.

       Con el dominio sueco en Finlandia a finales de la Edad Media, el Kalevala se perdió. En el siglo XIX los finlandeses más cultos hablaban sueco. Fue en este siglo cuando un médico rural, Elias Lönnrot, viajó a las lejanas tierras de Karelia en la década de 1830. En Karelia era el único lugar del mundo donde aún se podía escuchar los ciclos de los cantos rúnicos.

       Lönnrot tomó nota de los cantos rúnicos y rescato del olvido la tradición. Organizo todo el ciclo de cantos en una historia lineal y la llamó Kalevala. Esta mitología finlandesa dio al pueblo finlandés una identidad a la que abrazarse. De no ser por el Kalevala, Finlandia no tendría independencia ni lengua, según Marka Nieminen. Hoy en día se cantan fragmentos del Kalevala en eventos públicos, incluso en las escuelas los niños aprenden a recitar algunos versos.

       Los temas del Kalevala impregnan la fiesta de la Luz finlandesa. En una tierra en donde los inviernos son largos y oscuros, el día más largo del año es especial, y por ello recitan versos del Kalevala.

       En esta obra se encuentran temas eternos y arquetípicos. El héroe del Kalevala es un anciano jefe sabio, que emplea el poder de las palabras para conjurar hechizos mágicos. Wainamoinen, como se llama el anciano, usa sus conjuros para ayudar a su pueblo.

    El Kalevala

       Se considera un poema épico. Como hemos dicho con anterioridad, el poema épico fue compilado por el médico Elias Lönnrot en el siglo XIX basándose en fuentes del folclore finlandés. El Kalevala representa una obra fundamental, cuyas reminiscencias y conceptos metafísicos desvelan el pasado mítico del pueblo finlandés, del mismo modo que lo hizo en su momento los cantares de gestas medievales como el Cantar de Roldán, el Cantar del Mio Cid o Beawulf.

       Se publicó por primera vez en el año 1835, compuesto por un total de 5.052 versos, divididos en 32 poemas. La edición final, publicada en 1849 se compone por 23.000 versos divididos en 50 poemas. La epopeya épica de El Kalevala se erige en un mundo habitado por héroes humanos y divinos.

       Väinämöinen, el anciano sabio, vive enamorado de la doncella Pohjola; por el contrario Lemminkäinen, es un galán, que se enfrenta a desafíos y desgracias, evidenciando en sus actos su parte más humana e ingenua. Al igual que Kullervo, el pastor, que entre correrías y algaradas representa al héroe trágico, con un fuerte sentimiento por la vida, pero condicionado por sus entuertos. No obstante, de todos los héroes que aparecen en la obra, Joukahainen es el más ingenuo. Vive con predisposición a ponerse a prueba, pese a saber que las va a perder, como ocurre en cierta ocasión cuando reta a Vainämoinen en un reto de sabios.

       En la obra traducida por Joaquín Fernández y Ursula Ojanen, se puede leer:

    Ya está el camino señalado
    se abre una nueva senda
    ante cantores más ilustres,
    bardos más ricos en canciones
    entre los jóvenes que crecen,
    entre la estirpe adolescente.

  • La literatura

    [vc_row][vc_column][vc_column_text]

       Los textos literarios están presentes en nuestro día a día. Incluso en la actualidad, la literatura conserva cierto «prestigio» manteniendo una estrecha relación con las clases altas de la sociedad. Una persona culta es una persona involucrada en el mundo de la literatura, sea cual sea el papel que ejerza en este. En el mundo hay miles de millones de personas que les gusta la literatura, no obstante, si preguntásemos a esos miles de millones qué es la literatura obtendríamos miles de millones de definiciones distintas. Hay quienes atacan esta pregunta clamando al cielo que en cuanto a su respuesta no hay una unívoca.

       No son pocas las veces las que hemos escuchado decir a los escritores que la literatura es un compromiso que adquiere uno con la sociedad y que tiene una elevada carga moral. Esa definición se debe a que la literatura contemporánea tiene carácter ideológico y rebelde.

       Pese a la variedad de definiciones que se da al término «literatura», se puede apreciar en el mundo académico dos tendencias completamente antagónicas: la postura de quienes defienden a ultranza la autonomía de la literatura y su especificidad respecto a cualquier otra forma de comunicación, y la postura de quienes defienden la relatividad de toda idea de literatura.

    [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

       El siglo XVIII significó para la literatura un periodo compulso. La crítica literaria dio numerosos ejemplos de teorías literarias. Todas estas teorías ofrecieron múltiples ejemplos de teorías de la literatura considerando a la literatura como un conjunto de valores totalmente independientes, autónomos estéticamente y con la capacidad de dar dignidad a la propia existencia del ser humano.

       A mitad del siglo XX, el italiano Benedetto Croce elaboró una teoría sobre la obra de arte y, por primera vez en la historia, hizo distinción entre poesía y literatura.
    Definió la poesía como una obra con autonomía y puramente estética, mientras que la literatura era la muestra de un discurso con carga refinada, ameno al lector, y que se expresa a través de las reglas de la retórica.

    [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

       Cuando los formalistas quisieron sostener la autonomía y la especificidad de la obra literaria partiendo de los elementos formales y lingüísticos, idearon un concepto denominado literaridad y poeticidad. Según esta concepción, no se enfoca los textos poéticos por los mensajes morales, datos biográficos o históricos, sino por la propia estructura lingüística, transformando la poética en un objeto de valor estético universal.

    [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

       René Wellek, crítico de origen praguense, escribió Naturaleza de la literatura. En su obra se pregunta qué es la literatura, qué no lo es y cuál es la naturaleza de la literatura. En su obra estableció unos criterios para distinguir la literatura de otros discursos. Tras ello se preguntó si la propia esencia y la función de la literatura había cambiado a lo largo de la historia, a lo que respondió:

    La lectura de una historia de la estética o de la poética deja la impresión de que la esencia y la función de la literatura, en cuanto cabe exponerlas en amplios términos conceptuales generales, para compararlas y contrastarlas con otros quehaceres y otros valores humanos, no han cambiado fundamentalmente. 

      Cuando trata más adelante sobre la valoración, afirma:

    Hay que valorar, apreciar la literatura por se lo que es; hay que valorarla, evaluarla en función de su valor literario y según el grado de éste. […] Lo que determina que una obra de arte sea o no sea literatura no son los elementos de que consta, sino cómo se componen éstos y con qué función. […] La valoración del poema es la experiencia, la toma de conciencia de las cualidades y las relaciones estéticamente valiosas que están estructuralmente presentes en el poema al alcance de todo lector entendido. 

          

    [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

       Por otro lado, Terry Eagleton, crítico angloirlandes, profesor en Oxford, afirma todo lo contrario que Wellek. El profesor Eagleton afirma que la literatura es un nombre que da la gente » de vez en cuando» para denominar a las prácticas discursivas. En su obra Teoría literaria afirma:

    Desde mi punto de vista resulta más útil considerar la «literatura» como un nombre que la gente da de vez en cuando y por diferentes razones a ciertos escritos ubicados dentro del campo de lo que Michel Foucault denominó «prácticas discursivas». Si algo va a ser objeto de estudio, es mejor que lo sea todo el campo de las prácticas en vez de únicamente esas que a veces reciben el nombre oscuro de «literatura». Opongo a las teorías expuestas en este libro no una teoría literaria sino una clase diferente de discurso —llámese «cultura», «prácticas significativas» o cualquier otra cosa — que incluría los objetos («literatura») de que tratan esas otras teorías, pero transformándolos al colocarlos en un contexto más amplio.  

       Hay muchos académicos que respaldan la visión de Wellek, al marcar la literatura dentro de un mundo de valores; por otro lado, hay no menos académicos que respaldan la visión de Eagleton. De esta manera queda marcado entre los teóricos de la literatura dos posturas completamente contra puestas.

       Quienes están convencidos en defender la autonomía de la experiencia literaria y en separarla de otras formas de expresión y comunicación afirman:

    [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/3″][vc_column_text]

    1º La literatura posee características específicas que la distinguen de otros discursos. Los formalistas rusos idearon el concepto de literaridad o poeticidad para resaltar el carácter autónomo y diferenciado del discurso literario.

    [/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/3″][vc_column_text]

    2º La literatura se distingue del resto de los discursos. Es por ello que dentro de la propia literatura hay que mantener bien diferenciados las obras poéticas o la verdadera literatura de las formas inferiores de literatura. Las obras poéticas tiene calidad estética y valores humanos, las obras inferiores de literatura están enfocadas a las masas, a la sociedad de consumo, destinada a dar respuesta a necesidades superficiales.

    [/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/3″][vc_column_text]3º Las auténticas obras literarias poseen un carácter universal, se apartan de la contingencia histórica y manifiestan valores e intereses humanos permanentes y eternos. Pueden hablar a cualquier generación y ser apreciadas por toda clase de sociedades.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

       El otro grupo, quienes consideran que la literatura está en contacto con la vida y la historia en general, y con otras actividades humanas, están convencidos de:

    [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/3″][vc_column_text]

    1º La literatura tiene características comunes con otras formas de comunicación humana como el aspecto comunicativo, el apartado emotivo y expresivo, el meditativo y el persuasivo. Además comparten el uso de la lengua natural y la retórica.

    [/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/3″][vc_column_text]

    2º La literatura es una entre muchas formas de manifestación del imaginario humano y posee afinidades con otras formas de simbolización cultural de la realidad. Se presenta en muchas formas. Los productos literarios forman parte de la familia de los productos culturales.

    [/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/3″][vc_column_text]

    3º La atribución de calidad literaria y de valor poético a una obra depende del momento histórico, es puramente subjetivo.

    [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]¿Qué conclusiones provisionales podemos sacar?

      Aquellos que han intentado responder a la pregunta de qué es la literatura, como Jean Paul-Sartre o como Luciano Anceschi, todos los que han tratado de definir la cualidad intrínseca de la literatura se han visto envueltos en una serie de contradicciones y vericuetos imposibles de resolver.
    Las teorías que resultan menos aceptadas son las que se basan en las cualidades intrínsecas del lenguaje literario.

       Autores del movimiento New Criticism americano, como William K Wimsatt Jn, sostenían que la literatura no era en absoluto el lenguaje de los dioses sino que era el producto del trabajo consciente sobre la capacidad de significación del lenguaje.

       Plantearse qué es la literatura es de las pocas preguntas que no da respuesta concreta pero que aporta mucha información acerca de las diferentes filosofías y teorías de la literatura. ¿Es una decepción que no haya una respuesta inequívoca de qué es la literatura? En absoluto.

    [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

  • Una obra universal: al Muqaddimah

    [vc_row][vc_column][vc_column_text]

       Al Muqaddimah es sin lugar a dudas una de las obras más importantes de la literatura universal. Esta obra, a diferencia de otras escritas por autores como Alfarib, Avicena y Averroes, fue conocida en Europa de forma tardía. Las obras de los autores ya mencionados se tradujeron al latín en la Europa de la Edad Media, la obra de Ibn Jaldún no fue difundida en occidente hasta comienzos del sigo XIX y únicamente a fragmentos. Étienne Marc Quatremère editó la obra más tarde en árabe, en París, y se publicó tras su muerte en el año 1858.

     Cuando la obra comenzó a difundirse causó un gran impacto entre las clases cultas. Arnold J. Toynbee cuando la leyó afirmo que Al Muqaddima  era «`[…] la obra máxima de su especie que haya sido creada por cualquier espíritu en cualquier época o lugar». José Ortega y Gasset dijo sobre Ibn Jaldún:

     «Un africano genial, de mente tan clara y tan pulidora de ideas como la de un griego. Cronológicamente [el libro de los Prolegómenos] es la primera filosofía de la historia que se compone. La que podía aspirar antes que ella a ese puesto, partió también de una mente africana –San Agustin-, fue propiamente una teología de la historia… Ibn Jaldun es una mente clara, toda luz. Su potencia luminosa se revela tanto más cuanto que cree, a fuerza de buen marroquí, no sólo en el Corán, sino en la magia y en los sueños, en los arúspices y agures, en adivino, astrólogos y geománticos. Sin embargo, su ñuz mental perfora toda esta calígine y llega pura a las cosas y destila de ellas un libro que parece escrito por un geómetra de la Hélade. Su filosofía de la historia es al propio tiempo la primera sociología.»

     Al Muqaddima causó impacto también porque su aparición coincidió con el Positivismo, que concentró todos sus esfuerzos en los estudios de las ciencias sociales, sobre todo de la sociología. Miembros y seguidores del Positivismo vieron que Ibn Jaldún tenía como objeto de estudio la sociedad en sí, analizando y desnudando sus múltiples aspectos. Ibn Jaldún mostraba que la propia sociedad dependía de las fuerzas psicológicas y materiales, haciendo el autor una descripción de ella con todo lujo de detalles. 

     También tenía como intención la propia historia. A través de la historiología pretendía dar a sus lectores una guía sobre cómo leer la historia: ¿Qué cosas hay que tener en cuenta para juzgar los hechos y los sucesos históricos?¿Cómo hay que entender el progreso o la decadencia en las civilizaciones?¿Cómo se puede juzgar al estado de una sociedad partiendo de los hechos que suscitan y sobre los elementos que se sustenta? 

     La estructura de la obra está compuesta por 6 capítulos: 

    [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

    • Capítulo I: Trata sobre la sociedad humana de una manera muy general. El autor realizó un estudio profundo del medio y su influencia sobre la naturaleza humana.  Se basó en realizar un estudio etnológico y antropológico.
    • Capítulo II: Trata sobre la sociedad rural de una forma muy general y elemental.
    • Capítulo III: Trata sobre las diferentes formas de gobierno, estados e instituciones.
    • Capítulo IV: Trata sobre la civilización urbana, (‘Umrān hadarī), es decir, trata de las formas mas evolucionadas de la civilización.
    • Capítulo V: Trata sobre las industrias y la economía.
    • Capítulo VI: Trata sobre las ciencias, las letras y las diferentes formas de manifestación cultural.

    [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

     Ibn Jaldun nos demuestra con esta obra cómo fue capaz de vislumbrar el conjunto de fenómenos sociales.  El estudio etiológico, es decir, el estudio sobre las causas de las cosas, será el eje sobre el cual se organizan sus observaciones.

     Por todo ello se puede ver las estrechas relaciones que unen la Muqaddima con la propia experiencia política del autor.  Debido a las propias experiencias del autor, y al cambio del curso de la historia que estaba viviendo, vio la necesidad de hacer un balance del pasado de la raza humana y sacar de ello conclusiones (al-‘Ibar). Tal es la magnitud del cambio que tiene la impresión de asistir a «una nueva creación», a un verdadero renacimiento y a la emergencia de un nuevo mundo. Ibn Jaldun era consciente de que era el fin de la civilización a la que pertenecía. Sintió impotencia al no poder cambiar el curso de los acontecimientos, no obstante sintió la necesidad de comprender el porqué de los acontecimientos. Ibn Jaldún realizó la titánica labor de comprendeer y demostrar el mecanismo de la historia.

     Su herramienta de trabajo fue la observación, elemento principal de su pensamiento. Autores como Yves Lacoste, profesor emérito de la Universidad de París, afirmó «es el inventor de la Historia, Ibn Jaldun le dio el aspecto de ciencia.»

    [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row content_placement=»bottom»][vc_column][vc_column_text]

    Si estáis interesados en leer esta gran obra tenéis a vuestra disposición en la Web la obra en ingles. Haz clic [aquí] para descargar la obre en inglés. 

    [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_single_image image=»961″ img_size=»full»][/vc_column][/vc_row]

  • 6 Curiosidades sobre Johann Wolfgang von Goethe.

    En el siglo XVIII sucedió un hecho que cambiaría la historia europea: La Revolución Francesa. A su paso dejó innumerables marcas en los países del continente europeo y posteriormente en América. Alemania no se mantuvo indiferente, y el desencanto producido por el consecuente desvanecimiento del movimiento revolucionario caló en la mentalidad europea. Este desencanto produjo movimientos culturales que tomaron como principal premisa el fin de la razón como órgano regidor de la vida humana. Gracias a ello en Alemania nació un movimiento nuevo, el Romanticismo.

    Bajo la bandera del Romanticismo se encuentran diferentes autores como Baudelaire, Hermann Hesse, Goethe, Beethoven, Victor HUgo o Rimabaud.

    Este movimiento significó un cambio de paradigma en la historia de las ideas y del arte. El ser humano, como bien señaló Isaiah Berlin, comenzó a cambiar la percepción que los hombres tenían de sí mismos.

    Goethe fue un precursor del Romanticismo, y jamás se consideró a sí mismo como autor romántico. Su obra tiene trazas clásicas. La talla de Goethe ha conllevado que sea una figura literaria conocida a nivel mundial, pero ¿Sabemos todo sobre el? A continuación os contamos 5 curiosidades acerca del autor:

       1º  Algunas fuentes señalan que ingresó en la Masonería el 11 de febrero del año 1783. En la celebración de su 50 aniversario  como miembro de la masonería, compuso un poema titulado Para la fiesta de San Juan de 1830

       2º  La fama no lo es todo, y al final de su vida tomó una decisión que marcó entre los miembros de la alta sociedad de Weimar: contrajo matrimonio con su sirvienta. La aristocracia rechazó el matrimonio, cerrándole las puertas al matrimonio Goethe. No obstante, algunos progresistas pertenecientes a la aristocracia aceptaron el matrimonio y continuaron frecuentando al poeta. Es famoso el caso de Johanna Schopenhauer, madre el filósofo Danzig, quien en una de sus cartas dijo: «Si el señor Goethe le dio su apellido, bien podemos los demás ofrecerle una taza de té.»

       3º Su obra mas conocida es Fausto. pero no todos saben que esta obra fue retocada durante 17 años, desde 1773 hasta 1790.

       4º Gracias a su condición social tuvo la oportunidad de conocer a importantes figuras del siglo XVIII como Napoleón Bonaparte, Schopenhauer o Beethoven. Con Napoleón se pudo entrevistar en el año 1808, en el marco de las guerras napoleónicas, ya que el ejercito de Francia se encontraba ocupando los territorios de Prusia.

       5º Fue un gran amigo del dramaturgo Friedrich von Schiller, conocido por obras como La doncella de Orleans, Guillermo Tell o El delincuente por culpa del amor herido. 

    6º Fue miembro de la corte de Carlos-Augusto. En 1775 marchó a la corte huyendo de dos cosas: el ejercicio de la abogacía y el compromiso sentimental con la hija del baquero de Fráncfort, Lili Schönemann.

  • error: Content is protected !!