• Tengo una cita con la muerte

    [vc_row][vc_column][vc_column_text]

    Mi visión de la obra


       “Tengo una cita con la muerte” escribió entre el fango, la sangre y el fuego Alan Seeger, quien más tarde fallecería a causa de los disparos de ametralladoras alemanas en Belloy-en-Santarre. Esta obra que os traigo es un canto poético que clama contra el horror de la guerra y aboga por luchar contra la sinrazón. Parece una contradicción, y es así. Algunos poetas de esta antología veían en la guerra una oportunidad para mostrar la valía y el honor de un hombre que se enfrenta a la tiranía, por otra parte están los poetas que se sintieron engañados y que vieron cómo se los conducía a una muerte para defender a políticos que causaron esa guerra, pero que no luchaban en ella. Sea como fuere, el horror que muestran los versos reflejados en las páginas de esta obre no deja lugar a la imaginación para que visualice una imagen del horror de la guerra.

       Esta antología poética recoge veintidós poemas escritos por poetas que fallecieron durante el conflicto de la Gran Guerra de 1914. Algunos de estos poetas, que se enfrentaron contra el ejército alemán, ya tenían fama, otros la encontraron tras su muerte. Los poemas no fueron escritos en la comodidad y la calidez del hogar, lejos del frente, sino en el horror de la primera línea. La sangre, el sudor y la pólvora pueden olerse al pasar las páginas, y ese horror que reflejaron estos poetas no tenía otra intención que evitar otra guerra como aquella, pero no lo consiguieron.

       Los poemas tienen una calidad asombrosa. Hay que tener en cuenta el momento en el que fueron escritos. Tras una batalla, el poeta logra serenarse y se dedica a componer poemas sobre la guerra en la que está luchando. Esos poemas adquieren un sentido de inmortalidad por la idea que transmite, son un grito desgarrador que clama por acabar con la sinrazón.

       Considero que lo más valioso de esta antología es la visión que tienen los jóvenes al ver cómo les han arrebatado una vida que soñaban en donde una vida en familia con trabajo y sueños ha sido sustituida por una vida corta donde la parca es la principal protagonista.

     

    “No morimos por una bandera, ni por un rey, ni por un emperador,

    Sino por un sueño, nacido en la secreta cabaña de un pastor,

    Y por la secreta Escritura de los pobres.”

    Thomas Michael Ketle

       La muerte es una fuerza de la naturaleza que no tiene cuentas que rendir con nadie, pero el hombre sí que las tiene. Es un deber de toda persona que vive hoy en día no olvidar lo que ocurrió, ni olvidar a los protagonistas que no pudieron contar su historia. La guerra es un acto que debe quedar para siempre en la historia.

    [/vc_column_text][vc_row_inner][vc_column_inner width=»1/3″][vc_column_text]

    Tengo una cita con la muerte
    en alguna disputada barricada,
    cuando la primavera vuelva con susurrante sombra
    y las flores de manzano llenen el aire
    –tengo una cita con la muerte
    cuando la primavera traiga los días hermosos y azules
    de vuelta–.

    [/vc_column_text][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»1/3″][vc_column_text]

    Puede ser que me coja de la mano
    y que me lleve a su tierra oscura
    y que cierre mis ojos y que apague mi aliento
    –quizá pase a su lado en la quietud–.
    Tengo una cita con la muerte
    en alguna descarnada ladera de colina arrasada,
    cuando la primavera regrese, un año más,
    y asomen las primeras flores en el prado.

    [/vc_column_text][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»1/3″][vc_column_text]

    Dios sabe que sería mejor estar bien cubiertos
    en seda y ser tendidos con perfumes,
    donde el amor palpita en sueño placentero,
    pulso cercano al pulso, y aliento al aliento,
    donde los despertares acallados son queridos…
    Pero tengo una cita con la muerte
    a medianoche en algún pueblo en llamas,
    cuando la primavera se encamine otra vez al norte,
    y yo siempre soy fiel a mi palabra,
    no faltaré a mi cita.

    ALAN SEEGER

    [/vc_column_text][/vc_column_inner][/vc_row_inner][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

    Sinopsis de la editorial


       Incluidos en cartas, publicados en periódicos y, muchas otras veces, encontrados en los bolsillos de los propios cuerpos, los poemas de los poetas que murieron en la Primera Guerra Mundial constituyen el testimonio singular de una de las épocas más trágicas y fascinantes de la Historia. Es la poesía del horror, de la decepción, de la desesperanza y de la locura, es la única poesía joven con pleno derecho a llamarse así. Es la poesía de la guerra. Es la poesía de los muertos.

    [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

  • La librería de Penelope Fitzgerald

    [vc_row][vc_column][vc_column_text]

    Mi visión de la obra


       Con esta novela uno se encuentra ante un mundo de dualidades en donde lo nuevo y lo viejo, el inmovilismo y la innovación, lo evidente y el misterio se enfrentan continuamente. Penelope Fitzgerald navega entre estos dos mundos a través de los ojos de Florence, la protagonista. El libro en sí es un episodio trivial de la vida de una persona cuyo objetivo es medrar en la vida con un negocio que se enfrenta con la población local.

       Personalmente este tipo de novelas me suele atrapar porque en ellas no busco el trepidante y dinámico mundo que puede generar un autor, sino la trivialidad y la tranquilidad de un hecho cotidiano narrado por un protagonista. Es una historia que podría haberle pasado el vecino del quinto y que podría narrarla en el descansillo de la escalera, y te lo creerías.

       Penelope Fitzgerald con esta obra, dejando a un lado a la ingenuidad, pone sobre la mesa la importancia de la bondad y la honradez.

       La autora consigue con esta obrar poner sobre la mesa la importancia que tiene en el día a día las buenas intenciones y la honradez de corazón, pero dando un toque de atención: no seas ingenuo en la vida, las buenas intenciones y la honradez no son suficiente, pero son necesarias.

       Recomiendo esta obra a todas las personas con gustos peculiares como el mío. Si buscáis una obra para leer una tarde de verano, con una taza de té o café, sin tener sobresaltos e intrigas, esta es vuestra obra.

    [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

    Sinopsis de la editorial


       Florence decide abrir una pequeña librería, que será la primera del pueblo. Adquiere así un edificio que lleva años abandonado, comido por la humedad y que incluso tiene su propio y caprichoso poltergeist. Pero pronto se topará con la resistencia muda de las fuerzas vivas del pueblo que, de un modo cortés pero implacable, empezarán a acorralarla. Florence se verá obligada entonces a contratar como ayudante a una niña de diez años, de hecho la única que no sueña con sabotear su negocio. Cuando alguien le sugiere que ponga a la venta la polémica edición de Olympia Press de Lolita, de Nabokov, se desencadena en el pueblo un terremoto sutil pero devastador.

    [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

  • Sobre la tiranía, de Timothy Snyder.

       ¿Qué necesidad tendría hoy en día una obra cuyo objetivo principal es aleccionar al lector sobre la tiranía cuando estamos muy preparados para reconocerlas? El mundo ha vivido muchas y muchos países hoy en día viven bajo el yugo de un sistema político que elimina derechos y pisotea las libertades. Por ello, cuando uno pasea por su librería y ve la obra, puede llegar a plantearse qué va a decir este autor que ya no sepamos… Pues mucho, este es un claro ejemplo de un autor que no ha necesitado más de 130 páginas para dar lecciones sobre algo que pensamos que tenemos asumido. Este libro consigue que el lector se planteé una pregunta clave: ¿Sería yo capaz de advertir cuándo surge una tiranía?

       La obra que presenta Timothy Snyder es crucial para darnos un baño de humildad. No sabemos todas las claves que nos permitirían reconocer una tiranía. Es por ello que el autor de “Sobre la tiranía” nos da 20 lecciones magistrales, bien ilustradas con ejemplos contemporáneos e históricos. Cada lección invita a la reflexión ya que desvela evidencias que nosotros pasamos por alto.

       Aparentemente esta obra podría parecer un libro menor, una peregrina obra ensayística e independiente del autor, pero es un libro que hay que leer con precaución, y siendo consciente de cada palabra. Cada capítulo es un consejo, y ese consejo es ilustrado con la política comparada, con la que trata de sintetizar el pasado para que el propio lector sea consciente.

       Te invito a que leas esta gran obra que cabe en un bolsillo.

    • La obediencia anticipada es una tragedia política.
    • Tenemos la tendencia a suponer que las instituciones resistirán automáticamente incluso los ataques más directos. Ese fue el error que cometieron muchos judíos en Alemania con Hitler.
    • La vigilancia eterna es el precio de la libertad.
    • Es posible que algún día se te presente la oportunidad de mostrar símbolos de lealtad. Asegúrate de que estos símbolos incluyen a tus conciudadanos en lugar de excluirlos.
    • Son precisamente las personas que en su momento fueron consideradas excepcionales, excéntricas o incluso tontas las que hoy en día recordamos y admiramos.
    • Renunciar a los hechos es renunciar a la libertad.
    •  La verdad muere de cuatro maneras, y nosotros las hemos presenciado:
    1. La primera manera es la hostilidad descarada a la realidad verificable.
    2. La segunda manera es el mantra chamánico.
    3. La tercera manera es el pensamiento mágico, o la aceptación obvia de la contradicción.
    4. La última manera es la fe hacia el individuo equivocado.
  • The Hidden School, por Dan Millman.

    [vc_row][vc_column][vc_column_text]

       El día de ayer, durante la presentación de su nuevo libro, The hidden School, en Nueva York, tuvimos la ocasión de cruzar unas pocas palabras con el afamado escritor y autor de la novela El camino del Guerrero Pacífico. La novela, que se publicará la próxima semana, es la continuación de la novela El Guerrero Pacífico. 

       The Hidden School es un libro dentro de otro libro, una búsqueda dentro de una misión y un puente que conecta con otro mundo. Esta novela es la conclusión de la historia que empezó aquella fría noche en donde Dan Millman se cruzó con un personaje al que llamó «Sócrates». 

       Dan Millman llevará al lector a través del camino de la búsqueda espiritual, llevándolo del mundo cotidiano a lo trascendente. Continuando con la historia de El Camino del Guerrero Pacífico, Dan se viajará desde Honolulu al desierto de Mojave, desde una bulliciosa ciudad en el Imperio del Sol Naciente a un bosque aislado. Un viaje épico que lo llevará a la Escuela Oculta. En su viaje, Dan descubrirá lecciones de vida ocultas a plena vista que señalan el camino a una vida inspirada en el eterno presente.

       A lo largo del camino se irá cruzando con personajes destacables a medida que descubre la naturaleza y la realidad de El Yo, la muerte y, por último, un secreto tan antiguo como la propia existencia del mundo. Descubre los poderes ocultos de la paradoja, el humor y el cambio; atreveos a sumergiros en una visión que os hará cambiar vuestro punto de vista acerca del potencial de la vida.

    [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

    Lo poco que pudimos hablar con Dan Millman nos contó que la obra va a empezar a distribuirse en inglés, pero que está previsto que se traduzca a más de 10 idiomas, incluido el castellano.

    [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_single_image source=»external_link» alignment=»center» custom_src=»http://www.peacefulwarrior.com/wp/wp-content/uploads/2016/12/TheHiddenSchool.jpg»][/vc_column][/vc_row]

  • Arturo Pérez-Reverte – Falcó.

    [vc_row][vc_column][vc_column_text]

         «El mundo de Falcó era otro, y allí los bandos estaban perfectamente definidos: de una parte él, y de la otra todos los demás.»

        La Europa turbulenta de los años treinta y cuarenta del siglo XX es el escenario de las andanzas de Lorenzo Falcó, ex contrabandista de armas, espía sin escrúpulos, agente de los servicios de inteligencia. Durante el otoño de 1936, mientras la frontera entre amigos y enemigos se reduce a una línea imprecisa y peligrosa, Falcó recibe el encargo de infiltrarse en una difícil misión que podría cambiar el curso de la historia de España. Un hombre y dos mujeres -los hermanos Montero y Eva Rengel- serán sus compañeros de aventura y tal vez sus víctimas, en un tiempo en el que la vida se escribe a golpe de traiciones y nada es lo que parece. Arturo Pérez-Reverte entrelaza magistralmente realidad y ficción en esta historia protagonizada por un nuevo y fascinante personaje, comparable a los más destacados espías y aventureros de la literatura.

    [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

     Difícilmente puedo tener palabras negativas para las obras que ha escrito Reverte. Leí las aventuras de El Capitán Alatriste, La Tabla de Flandes , Hombres buenos y La piel del tambor. Todas sus novelas me han atrapado de principio a fin.

     Cuando adquirí la novela Falcó sabía de antemano que me iba a gustar, y efectivamente, no me defraudó. Si que es cierto que cuando pensé en leerla temía que a Reverte le pasase como a muchos autores que escriben una novela ambientada en la Guerra Civil Española, la falta de imparcialidad, pero este no es el caso. No se presenta en ningún momento a un bando como el salvador y al contrario como el mal. Se ve reflejada la personalidad de Reverte en su novela ya que es una persona que siempre ha huido de las etiquetas y leyendo la novela no se sabría decir «de qué pie cojea».

     El personaje principal lo he visto como un canalla con honor, no creo que tenga una mejor descripción para el. Este personaje, que no se cuestiona si lo que hace es moralmente bueno o no, actúa para sí mismo y para nadie más. No se considera un salva patrias sino un mercenario.

     La novela tiene momentos en los que hace que el lector lo pase mal, que sufra no sólo por lo que le puede ocurrir al protagonista sino por lo que hace también el protagonista. Esto es lo que busca uno al fin y al cabo, que la novela nos ponga nerviosos, nos conmueva, nos haga sufrir por el personaje. Si la novela no consigue influir en el lector, no es novela.

    Citas:

    — A poco que vivas, la vida les quita la letra mayúscula a palabras que antes escribías con ella: Honor, Patria, Bandera…

    — He servido a una monarquía y a una república, y no sé a quién serviré en el futuro. Este trabajo sería insoportable si no hubiera en el ciertas retorcidas reglas. Quizá no sean reglas convencionales, ni siquiera dignas, pero son las nuestras. Aunque la principal de todas sea, precisamente, la aparente ausencia de reglas.

    — El alma de las mujeres es insondable.

    — ¿En qué debería creer —Falcó emitió una risa desagradable—. ¿En unos generales llamados por Dios a salvar España de la horda marxista? ¿En una República proletaria, bondadosa y honrada que defiende su libertad?… Eso os lo dejo a vosotros. A los muchachos con fe.

    [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

  • Christian Gálvez – Matar a Leonardo da Vinci.

    [vc_row][vc_column][vc_column_text]

                    En mi vida tengo figuras que me inspiran, tengo como referentes a grandes personas cuyos  nombres resuenan como un eco en la historia y que nunca se apaga. Admiro a las personas que son capaces de transformar la historia por causas justas, por  hacer del mundo un lugar más bello para vivir. De entre las pocas personas que admiro Leonardo da Vinci es mi mayor referente, ¿Por qué?, porque ha sido un terremoto en la historia que derrumbó los pilares de lo establecido y trató de transformar su mundo, haciendo renacer de las ruinas una nueva civilización. Leonardo en mi vida ha significado mucho, me inspira en muchos aspectos, me inspira a ser curioso, a preguntarme el por qué de las cosas y a saberlas por mí mismo y no porque alguien me las diga.

                 Por esta razón, cuando adquirí el libro de Christian Gálvez, “Matar a Leonardo da Vinci” lo  cogí con bastante escepticismo, temía que se hiciese de Leonardo da Vinci una figura velada por el misticismo y lo “conspiranoico”, que es lo que suele ocurrir con Leonardo por parte de algunos autores que piensan que necesitan de ello para hacer de la figura de Leonardo algo que no es, pero parece ser que no se dan cuenta de que no es necesario pues con la propia figura de Leonardo, la que realmente conocemos, es bastante como para hacer de él un gigante, aunque sí es cierto que hay ciertos aspectos de la vida de Leonardo que desconocemos.

                 Pese a lo dicho de mi mala experiencia con algunos autores, con la obra de Christian Gálvez me he llevado una muy grata sorpresa, he de  decir, sin desvelar nada para aquellos que no hayan leído la obra, que el principio del libro es uno de los comienzos más emocionantes que he podido leer en una obra literaria, incluso me hizo sentir no un lector, sino alguien que está en la escena que está narrando, como si estuviese en pleno siglo XVI entre los personajes, frente a Leonardo.

                 También ha conseguido, incluso para mi, tras tantos años de estudio sobre Leonardo da Vinci, limitado únicamente a su obra, aproximarme al Leonardo más humano, un Leonardo que sufre y goza, que ama y repudia, que piensa y siente. Ello ha conseguido, al menos en mí, hacerme conocer a Leonardo mejor, verle más humano; me ha hecho sentirme más próximo a la figura del Renacimiento por antonomasia.

                 ¿Recomendaría esta obra? Por supuesto que sí. Es fiel a la figura histórica de Leonardo, permite conocer a Leonardo da Vinci a través de una obra con un lenguaje muy ágil, haciendo que la narración sea muy amena y además permite conocer uno de los peores episodios que tuvo que soportar Leonardo da Vinci en su vida. Creo que os podéis fiar de mi palabra porque tengo una obsesión por Leonardo da Vinci, me he leído libros en italiano de Carlo Pedretti, he leído a Luis Racionero, a Donald Sassoon, a Charles Nicholl, he leído los Códices de Madrid, publicados digitalmente por la Biblioteca Nacional  y cuando leo sobre Leonardo exijo rigor histórico y con Christian Gálvez, además del rigor histórico, encontraréis una novela que marcará un antes y un después en la visión que tenéis de Leonardo di Ser Piero da Vinci.

    «El placer más noble es el júbilo de comprender»

    Leonardo da Vinci

    [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

  • error: Content is protected !!