Virginia Woolf y el engaño del Dreadnought

Os voy a invitar a hacer un ejercicio de imaginación. Imaginad una noche típica londinense. Ya sabéis, con su frio, su llovizna y con sus señores elegantes que caminan luciendo elegantes gabardinas y lujosos sombreros por el famoso barrio de Bloomsbury.

Vamos a asomarnos a la ventana del número 46 de Gordon Square, la casa de Virginia Woolf. En su interior hay un gran ambiente de fiesta, las risas y el humo del tabaco inundan el lujoso salón. Todos los invitados son miembros del Círculo de Bloomsbury, un grupo secreto formado por intelectuales del barrio de Bloomsbury.

Aquella noche, entre los gritos y las risas se oye a alguien decir: «¿Os imagináis la cara que se le quedaría a la Royal Navy si alguien les gastase una broma?». De fondo alguien grita: «¡No lo imaginemos!¡Hagámoslo!». Las risas y las voces se intensificaron, y entre todos tejieron un plan para gastar una broma a la Royal Navy. Aquella broma pasaría a la historia como El engaño del Dreadnought.

6 de febrero de 1910, Isla de Portland.

—Señor, acabamos de recibir un telegrama de parte del subsecretario del Ministerio de Relaciones Exteriores, Sir Charles Hardinge. Nos informan que hoy vamos a recibir la visita de los miembros de la familia real de Abisinia. Están interesados en ver el HMS Dreadnought.
—Avisen al almirante Sir William May, y preparen el buque y a toda la tripulación.

La mañana del 7 de febrero de 1910, la estación de Weymouth se vistió de gala para recibir con todos los honores a los príncipes de Abisinia. La Guardia de Honor formaba frente a una alfombra roja mientras la orquesta esperaba para tocar música. Una vez finalizado el recibimiento, un coche especial llevó a los miembros al embarcadero. Allí les esperaba Sir William May, con la tropa formada y la orquesta militar lista para la llegada de la comitiva.

—Señor, hemos buscado la bandera de Abisinia, pero no la hemos encontrado. Y respecto al himno… no sabemos cuál es el himno de Abisinia.
—No tenemos tiempo para esto, improvise ahora mismo una solución.

Al llegar la comitiva, vieron a Sir William May formado junto con la tripulación del H.M.S. Dreadnought, tras ellos ondeaba con el viento la bandera de Zanzibar mientras la orquesta militar hacía sonar el himno de Zanzibar. El almirante se sorprendió al ver que la comitiva no parecía ofendida por aquello.

Una vez que finalizó el recibimiento, los príncipes de Abisinia iniciaron la visita del buque. Sir William May le daba las explicaciones al intérprete de los príncipes, y estos respondían con expresiones parecidas al latín o al griego, o exclamaban con admiración un exagerado «bunga, bunga».

La visita se desarrolló sin demasiados incidentes. Los miembros de la familia real de Abisinia otorgaron algunas condecoraciones a los oficiales del buque y partieron de nuevo a la estación de tren.

16 de febrero de 1910

El diario Daily Mirror publica en su portada, con una gran foto, el siguiente titular: «How the officers of H.M.S. Dreadnought were hoaxed», (Cómo engañaron a los oficiales de H.M.S. Dreadnought).

26d4a727e57ffb982e45eb20d36b65a901b762eb-original

La broma se hizo pública en uno de los diarios con mas tirada nacional en Inglaterra. En ella se cuenta cómo el círculo secreto de Bloomsbury se hizo pasar por príncipes de Abisinia. La comitiva estaba formada por Virginia Woolf (sentada con barba a la izquierda), Duncan Grant, Horace de Vere Cole, Adrian Stephen, Antony Buxton y Guy Ridley.

Virginia Woolf y el engaño del Dreadnought
Tras conocerse el engaño, algunos de los oficiales reconocieron que no se habían tragado el engaño, pero ante la duda, y por temor a ofender a miembros de la familia real de un país extranjero, decidieron callar y seguir con la visita. Claro, la Royal Navy se convirtió en el hazmerreír de Inglaterra y siempre que el H.M.S Dreadnought recibía alguna visita, algún visitante jocoso respondía a la explicación con un «bunga, bunga».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!